Almohada cervical

Las almohadas cervicales en general son ideales para las personas que duermen boca arriba o de costado pues están diseñadas para evitar que el cuello esté demasiado alto o bajo al dormir sobre la espalda y para mantener la columna vertebral nivelada al dormir de lado.

$15.000

Importante!

Considerar envíos a Santiago una demora de 24 a 72 horas, gracias por su comprensión.

5 disponibles

Almohada cervical

$15.000

Almohada Cervical

Las almohadas cervicales en general son ideales para las personas que duermen boca arriba o de costado pues están diseñadas para evitar que el cuello esté demasiado alto o bajo al dormir sobre la espalda y para mantener la columna vertebral nivelada al dormir de lado. Debido a la «presencia» de los hombros, dormir de lado requiere que la cabeza esté en un nivel más alto que cuando se duerme sobre la espalda. Las almohadas cervicales se encuentran diseñadas de forma tal que consideran esta diferencia e incorporan las necesidades de cada postura en su diseño.

Sintetizando podemos decir que las almohadas cervicales tienen como objetivo mejorar la calidad del sueño y el descanso contribuyendo a disminuir la rigidez entre el cuello y los hombros. Es tal el impacto positivo en la salud que puede tener el utilizar este tipo de almohadas, que ayudan a reducir dolores de cabeza y migrañas. Recordemos que la principal diferencia que distingue a una almohada cervical de una almohada común y corriente es el apoyo que brindan a la columna vertebral a la hora de dormir sobre la espalda y de lado.

Por último cabe decir que a pesar de que las almohadas cervicales están diseñadas para aliviar los síntomas del dolor de cuello, aquellas personas que no lo padecen pueden beneficiarse de una almohada de este tipo. Dormir en la postura adecuada previene los problemas que llevan a tener dolores de cuello, y son muchas las personas que pueden beneficiarse: quienes trabajan de pie, quienes pasan mucho tiempo ante el ordenador, etcétera.

Un consejo importante es recordar que cambiar de una almohada tradicional a una almohada cervical normalmente implica un tiempo de ajuste. Quizá inclusive tengamos la necesidad de «regresar» a nuestra vieja almohada por algunas horas en las primeras noches. Lo positivo es que una vez pasado este periodo de ajuste, notaremos que descansamos mucho mejor y podemos despedirnos de forma definitiva de la vieja y tradicional almohada, y al mismo tiempo, de la posibilidad del dolor de cuello debido a la postura nocturna.

Peso 1 kg